Por esto soy un hipócrita

Voy de que no soy un consumista… e incluso desprecio un poco este sistema de comprar por comprar, normalmente cosas que no necesitas solo para aparentar.

Intento ser cada vez más minimalista. Menos ropa, menos trastos, menos de todo… (pero fallo continuamente)

Esto de por si no sería malo… lo que lo hace malo son 2 cosas que hacen que sea un hipócrita. 

La primera es que me encanta el día de reyes. Es uno de mis días favoritos del año. Regalos y comida a montones. Si, muy minimalista todo. 

La segunda es que trabajo vendiendo cosas. Es decir, haciendo que la gente consuma. La mayoría de veces son cosas que considero útiles, necesarias o que considero que pueden mejorar tu vida. No cojo trabajos que huelan a estafa o a aprovechamiento. 

Volviendo a lo del día de reyes. 

¿Cómo puede ser que me encante ese día cuando es el día del consumismo desmedido?

Porque la asociación que yo hago en mi cabeza es muy diferente. 

Para mi el día de reyes es levantarme con 6-7-8 años, y flipar con todos los regalos que me habían traído los reyes ese año y que estaban por encima de los sofás de mi casa. 

Es ir a despertar a mis padres para que vinieran a abrir los paquetes conmigo y con mi hermano.

Es tener a mi padre grabandonos en vídeo mientras saltábamos emocionados entre papel de regalo.

O a mi madre ayudándonos a montar cosas. 

Es ir después a casa de mi abuela o de mis tíos a por los regalos de sus casas.

Y comer con toda la familia y probar las cosas nuevas con mis primos. 

Y hoy en día seguimos manteniendo algunas de estas tradiciones. 

(Estos 2 últimos años no por nuestro querido virus) 

Y quiero mantener estos recuerdos. Quiero que cuando tenga hijos, lo vivan igual que yo lo he vivido.

Por lo que no estamos hablando de algo racional.  

Ese día es ilusión, es familia… 

Y pensándolo fríamente, es una barbaridad. Para un “intento de anticonsumista” este día, la cantidad de gasto, de regalos (que muchas veces no hacen falta) y todo lo que conlleva debería disgustarme. 

Pero no. Porque lo emocional siempre gana a lo racional. 

Aunque pensemos que somos seres racionales.

No compramos por las características. 

Compramos por lo que nos transmite y lo que nos hace sentir o nos va a ayudar a conseguir.

Y esto vale para auto-venderme el día de reyes y te vale para que tu empresa venda más.

Deja de hacer descripciones de productos con un listado de características.

Deja de hacer páginas de venta explicativas, frías, sosas… 

Deja de copiar las definiciones de producto de tu proveedor.

Vende emocionando. Cuenta historias, haz que tus futuros clientes se vean usando tu producto o tus servicios. 

Esto es universal. Todos funcionamos así. 

Solo que hay empresas que lo utilizan a su favor y empresas que no.

Si quieres que escriba textos para tu empresa que no sean racionales y que ataquen al subconsciente y a la parte emocional de tus clientes es el día. 

Puedes rellenar aquí tus datos y agendamos tu entrevista.

Ahí vemos si cuadramos. Si tu negocio no estafa ni se aprovecha de la gente y si te gusta lo que te cuento y crees que puedo ayudarte. 

En ese caso seguimos para delante. 

Si te interesa en el enlace de arriba. 

Nos vemos!

Ángel a.k.a. “El 4º rey mago” 

Deja un comentario